¿Qué es el autismo?

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno neurobiológico que afecta el desarrollo de las habilidades sociales y de la comunicación. Las personas que tienen autismo tienen problemas para comunicarse e interactuar con otras personas, a partir de una edad temprana. Los signos del autismo pueden variar de una persona a otra. También pueden ser peores en algunas personas que en otras. Algunos de los signos más comunes se indican en la sección Síntomas. Se puede decir que las personas tienen “autismo de baja funcionalidad” o “autismo de alta funcionalidad”, según la gravedad de sus síntomas y los resultados de una prueba de coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) (prueba de inteligencia). El autismo de alta funcionalidad es un autismo con síntomas menos graves, mientras que el autismo de baja funcionalidad es un autismo con síntomas más graves.

Si mi hijo tiene autismo, ¿significa que tiene un retraso mental?

Muchos niños con autismo también tienen un retraso mental, pero otros no. Puede resultar difícil evaluar a los niños con autismo dado que no responden a las preguntas de la misma manera que lo hacen otros niños. Un experto en autismo puede administrar a su hijo pruebas especiales que le proporcionarán más información sobre su afección.

Algunos niños con autismo tienen habilidades especiales, como la capacidad de resolver mentalmente problemas matemáticos complejos. Sin embargo, estas capacidades son poco frecuentes.

¿Existen en la actualidad más casos de autismo que antes?

Más niños reciben un diagnóstico de autismo. Sin embargo, no queda claro si esto realmente significa que hay más niños que tienen autismo. Puede significar que los padres, los maestros y los médicos reconocen mejor los signos del autismo.

Si tengo un hijo con autismo, ¿tengo más probabilidades tener otro?

Los hermanos y las hermanas de los niños con autismo tienen una probabilidad de alrededor del 5% de desarrollar autismo. También parece que hay un riesgo más alto (entre un 10% y un 40%) de tener otra discapacidad, como una discapacidad de aprendizaje, en los hermanos de los niños que tienen autismo.

Si planea tener más hijos, hable con su médico sobre si lo ayudaría hablar con un consejero genético.

¿Qué es el síndrome de Asperger (AS)?

El síndrome de Asperger (AS, por sus siglas en inglés) es una afección muy similar al autismo de alta funcionalidad. Por lo general, las personas que tienen AS tienen un IQ normal, y algunas pueden exhibir una habilidad o un interés excepcionales en un área en particular. Si bien se considera que el desarrollo del lenguaje verbal es normal, las personas que tienen AS pueden tener problemas para usar correctamente este lenguaje en situaciones sociales. También es posible que tengan dificultades para comunicarse en maneras no verbales, como hacer contacto visual, entender expresiones faciales y usar gestos corporales. Las habilidades sociales generales, como desarrollar relaciones y adaptarse a situaciones nuevas, también pueden verse afectadas. Aun así, las personas que tienen AS a menudo pueden aprender a manejar sus dificultades a través de terapias de la conducta y de la comunicación.

Indicadores:

Los indicadores más precoces que requieren evaluación por un experto incluyen:

  • no balbucear o señalar al año de edad
  • no pronunciar palabras únicas a los 16 meses o frases de dos palabras a los 2 años de edad
  • no responder a su nombre
  • pérdida del lenguaje o las habilidades sociales
  • contacto visual inadecuado
  • alineamiento excesivo de juguetes u objetos
  • no sonreír o mostrar receptividad social.

Los indicadores tardíos incluyen:

  • capacidad limitada para establecer amistades con pares
  • capacidad limitada para iniciar o sostener una conversación con otros
  • ausencia o deterioro del juego imaginativo y social
  • uso estereotipado, repetitivo o inusual del lenguaje
  • patrones de interés restringidos que son anormales en intensidad o enfoque
  • preocupación por ciertos objetos o sujetos
  • adherencia inflexible a rutinas o rituales específicos.

¿Cuál es la causa del autismo?

Los científicos no están seguros sobre qué causa el TEA, pero es probable que tanto la  genética como el ambiente jueguen un papel.  Los investigadores han identificado un número de genes asociados con el trastorno.  Los estudios de las personas con TEA han encontrado irregularidades en varias regiones del cerebro.  Otros estudios sugieren que las personas con TEA tienen niveles anormales de serotonina u otros neurotransmisores en el cerebro.  Estas anormalidades sugieren que el TEA podría producirse de la interrupción del desarrollo cerebral normal precozmente en el desarrollo fetal causada por defectos en los genes que controlan el crecimiento cerebral y que regulan cómo las células cerebrales se comunican entre sí, posiblemente debido a la influencia de factores ambientales sobre la función genética.  A pesar de que estos hallazgos son intrigantes, son preliminares y requieren más estudios.  La teoría de que las prácticas paternas son responsables del TEA se ha desmentido hace mucho tiempo.

¿Pueden provocar autismo las vacunas?

No. Una buena investigación ha demostrado que no existe ningún vínculo entre el autismo y las vacunas (“inyecciones”) infantiles, como la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés).

Las vacunas son una parte importante de la salud de su hijo. Si tiene inquietudes sobre la seguridad de las vacunas, hable con su médico.

Mi bebé parecía estar bien. ¿Por qué parece tener autismo ahora?

Desconocemos por qué sucede esto, pero aproximadamente el 20% de los niños que tienen autismo parecen desarrollarse con normalidad durante el primer año o los dos primeros años de vida. Luego, estos bebés experimentan lo que los médicos llaman regresión. Esto significa que pierden las capacidades que tenían antes, como la capacidad de hablar.

Diagnóstico y pruebas:

¿Cómo se diagnostica el autismo?

No existe ninguna prueba de laboratorio que pueda detectar el autismo. A menudo, el autismo se diagnostica cuando un bebé o un niño pequeño no se comportan como se espera para su edad.

Los proveedores de atención médica a menudo usarán un cuestionario u otro instrumento de evaluación para reunir información sobre el desarrollo y la conducta de un niño.  Algunos instrumentos de evaluación dependen solamente de las observaciones de los padres, mientras que otros dependen de la combinación de las observaciones de los padres y el médico.  Si los instrumentos de evaluación indican la posibilidad de TEA, generalmente está indicada una evaluación más integral.

Una evaluación integral requiere un equipo multidisciplinario, que incluye a un psicólogo, un neurólogo, un psiquiatra, un terapeuta del lenguaje y otros profesionales que diagnostican a los niños con TEA.  Los miembros del equipo realizarán una evaluación neurológica detallada y pruebas cognitivas y de lenguaje exhaustivas.  Debido a que los problemas de audición pueden causar conductas que podrían confundirse con TEA, los niños con retraso del desarrollo del lenguaje también deberían someterse a pruebas de audición.

¿Cambian con el tiempo los síntomas del autismo?

En muchos niños, los síntomas mejoran con el tratamiento y la edad.  Los niños cuyas habilidades del lenguaje sufren una regresión al comienzo de la vida—antes de los 3 años de edad—parecen tener un riesgo mayor que lo normal a desarrollar epilepsia o actividad cerebral parecida a las convulsiones.  Durante la adolescencia, algunos niños con ASD pueden deprimirse o experimentar problemas de conducta, y su tratamiento podría necesitar algo de modificación a medida que hacen la transición a la edad adulta.  Las personas con ASD generalmente continúan necesitando servicios y apoyo a medida que envejecen, pero muchos son capaces de trabajar exitosamente y vivir  independientemente o dentro de un ambiente con apoyo.

Tratamiento:

¿Cómo se trata el autismo?

Los niños no “superan” el autismo cuando crecen, y esta afección no se puede curar. No existe ningún medicamento que trate el autismo de por sí, pero los medicamentos pueden ayudar a tratar algunos síntomas del autismo, como la conducta agresiva o el insomnio. Las investigaciones han demostrado que una terapia de la conducta y del lenguaje muy intensa puede ayudar a algunos niños. Con terapia, algunos niños pueden mejorar a medida que maduran. Las habilidades del lenguaje y el nivel intelectual general de cada niño en particular pueden ayudar a predecir qué sucederá con su caso de autismo. Hable con su médico sobre qué tipo de tratamiento es mejor para su hijo.

Recursos: vía family doctor org │ Institutos Nacionales de Salud, (NIH)
Todo el material contenido en Autismo Amor™ tiene como propósito informar. Ninguna información aquí contenida debe ser utilizada para fines de diagnóstico, tratamiento, ó en sustitución de una consulta con su médico.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s