Epilepsia.

Definición

De acuerdo a la Fundación para la Epilepsy (Epilepsy Foundation), la epilepsia es una condición física que ocurre cuando hay un breve pero repentino cambio en el cerebro. Cuando las células cerebrales no están funcionando bien, la conciencia, movimientos, o acciones de una persona pueden alterarse por un breve período de tiempo. Estos cambios físicos se conocen como un ataque epiléptico.

Aunque algunas personas pueden experimentar un ataque, esto no quiere decir que tienen epilepsia. Por ejemplo, muchos niños pequeños pueden sufrir convulsiones como resultado de una fiebre alta. Estas convulsiones febriles constituyen  sólo un tipo de ataque. Otros tipos de ataques no clasificados como epilepsia incluyen los ataques precipitados por un desnivel de los líquidos del cuerpo o por el abandono del hábito de drogas o alcohol. Un ataque único no quiere decir que la persona tenga epilepsia.

Crisis epilépticas:

Uno de cada cuatro niños con el TEA sufre crisis epilépticas, que con frecuencia comienzan en la niñez temprana o durante la adolescencia.

El electroencefalograma (EEG), una prueba no quirúrgica que registra la actividad eléctrica en el cerebro, puede ayudar a confirmar si el niño está teniendo crisis epilépticas. Sin embargo, algunos niños con el TEA tienen EEG anormales aunque no tengan crisis epilépticas.

Las crisis epilépticas pueden tratarse con medicamentos llamados anticonvulsivos. Algunos medicamentos contra las crisis convulsivas pueden afectar la conducta; los cambios de conducta deben observarse de cerca en niños con el TEA. En la mayoría de los casos, el médico usará la dosis más baja de medicamento que funcione en el niño. En general, los anticonvulsivos reducen el número de crisis epilépticas pero no pueden impedir todas.

Incidencia

En los Estados Unidos, hay más o menos tres millones de personas con epilepsia. De los 200,000 casos nuevos que son descubiertos cada año, casi 45,000 son niños y adolescentes.

Características

Aunque los síntomas que aparecen abajo no son necesariamente indicativos de la epilepsia, es bueno consultar a un médico si Ud. o algún miembro de su familia experimenta uno o más de éstos:

  • Momentos de ausencia o períodos de confusión en cuanto a la memoria;
  • Episodios de mirada fija o falta de atención, como si estuviera soñando despierto;
  • Movimientos incontrolables de los brazos y piernas;
  • Desmayo con incontinencia o seguido por fatiga excesiva; o
  • Sonidos raros, percepción distorsionada, o inexplicables sentimientos de temor.

Los ataques pueden ser generalizados, que significa que afecta a todo el cerebro. Un tipo de ataque generalizado consiste de convulsiones con una pérdida de conciencia. Otro tipo aparenta un breve período de mirada fija.

Los ataques son clasificados de parciales cuando las células que no están funcionando bien se limitan a una parte del cerebro. Tales ataques parciales pueden causar períodos de “comportamiento automático” y conciencia alterada. Típicamente, ésto puede significar un comportamiento que aparenta tener un propósito, tal como abotonarse la camisa, pero que puede ser inconsciente y repetitivo, y que no se recuerda.

Implicaciones Educacionales

Los estudiantes con epilepsia o que son propensos a los ataques son elegibles para recibir servicios de educación especial bajo el Acta para la Educación de los Individuos con Discapacidades (IDEA). La epilepsia se clasifica como “impedimento en la salud” (other health impairment) y la escuela y los padres tienen que desarrollar un Programa Educativo Individualizado (“Individualized Education Program,” o IEP) a fin de especificar los servicios apropiados. Es posible que algunos alumnos con epilepsia tengan además otras condiciones tales como problemas del aprendizaje.

Algunos ataques pueden interferir con las capacidades para el aprendizaje. Si el estudiante tiene el tipo de ataque caracterizado por un breve período de mirada fija, él o ella posiblemente pierda parte de lo que diga el profesor. Es importante que el profesor observe y documente esos episodios e informe a  los padres y a la  enfermera de la escuela.

Dependiendo del tipo de ataque o cuán seguido éstos ocurran, algunos niños pueden necesitar ayuda para poder mantenerse al mismo nivel de los demás alumnos. Esta asistencia puede incluir adaptaciones en el estilo de instrucción dentro de la sala de clases, instrucción para los profesores sobre cómo asistir al niño durante un ataque, y asesoría.

Además de este apoyo académico, muchos estudiantes con epilepsia pueden necesitar los servicios de salud en la escuela y servicios de una enfermera escolar (dos servicios relacionados). El equipo del IEP de cada niño deberá discutir las necesidades únicas  del niño y decidir cuáles de estos servicios (u otros) serían apropiados. Todo esto deberá ser incluido en el IEP.

Es importante que los profesores y personal de la escuela comprendan la condición del niño, los posibles efectos de los medicamentos, y qué hacer en el caso de que el niño tenga un ataque en la escuela. La mayoría de los padres encuentran que una conversación con los profesores al comienzo del año da buenos resultados. Aunque el niño tenga ataques que son controlados mediante medicamentos, es mejor que el personal de la escuela esté informado sobre la condición del niño.

El personal de la escuela y la familia deben trabajar juntos para controlar la efectividad de los medicamentos y cualquier efecto producido por éstos. Es importante avisarle al doctor si se nota algún cambio en las destrezas físicas o intelectuales  del niño. También pueden ocurrir problemas auditivos o en la percepción, por causa de cambios cerebrales. Las observaciones escritas por parte de la familia y personal de la escuela podrán ayudar en futuras discusiones con el doctor del niño.

Los niños y jóvenes con epilepsia deben también tratar con los aspectos psicológicos y sociales de la condición. Esto incluye la manera en que el público percibe los ataques, el miedo de ocurrencias desconocidas, la pérdida de control durante el ataque, y cumplimiento con los medicamentos. Para ayudar a los niños a sentirse más seguros de sí mismos y para que éstos acepten el hecho de tener epilepsia, la escuela puede proveer, al personal y alumnos, un programa de educación sobre la epilepsia, incluyendo cómo reconocer un ataque y primeros auxilios.

Los estudiantes pueden beneficiarse más cuando la familia y la escuela trabajan juntos. Hay muchos materiales disponibles para las familias y profesores para que éstos puedan trabajar efectivamente como equipo.

 

Recurso por Instituto Nacional de la Salud Mental.

Referencias

Epilepsy Foundation. (n.d.) Preguntas frecuentes y sus respuestas. Disponible en línea:
http://www.epilepsyfoundation.org/epilepsia/recursos/Preguntas-mas-frecuentes-y-sus-respuestas.cfm

Epilepsy Foundation. (n.d.).  Epilepsy and seizure statistics. Disponible en línea: www.epilepsyfoundation.org/about/statistics.cfm

Referencias: Volkmar FR. “Medical Problems, Treatments, and Professionals.” in Powers MD. (ed) Children with Autism: A Parent’s Guide, Second Edition. Bethesda: Woodbine House, 2000.

 

 

 

Todo el material contenido en Autismo Amor™ tiene como propósito informar. Ninguna información aquí contenida debe ser utilizada para fines de diagnóstico, tratamiento, ó en sustitución de una consulta con su médico.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s